La nueva ley del aborto

25618__83_a_1[1]

Ley de protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada. Ese es el nombre de la futura reforma de la ley del aborto que el gobierno de este país pretende poner en marcha en breve.

Debo confesar que me aburre soberanamente leer cuestiones legislativas pero me he visto en la obligación de ojear por encima esta propuesta de ley que ha generado tanta controversia. Y digo tanta porque por primera vez en mucho tiempo, tanto los de un bando como los de otro se han puesto de acuerdo en tildar al proyecto de atraso y de atentar directamente contra el derecho de la mujer a decidir.

Es complicado el tema, no es baladí y tendríamos que considerar todos los puntos de vista posibles, que son muchos y variados, tantos como motivos para abortar.

Pero, ¿qué es lo que realmente ha generado más controversia en esta futura nueva ley?

Sin entrar en  demasiados detalles,  uno de los principales motivos de crispación es que de partida, ninguna mujer puede abortar. Eso, para empezar, luego vemos que existen dos supuestos en los que cabría la posibilidad de hacerlo, uno, en caso de violación y otro en el caso que pueda observarse grave peligro para la vida o la salud física o psíquica de la mujer.

Hasta aquí, tampoco parece tan fiero el lobo como lo pintan. Cabría añadir eso sí dos detallitos “sin importancia”:

  • Que la malformación del feto, la existencia de posibles enfermedades incurables u otras patologías que pudieran mermar claramente la calidad de vida del bebé, no son motivos para el aborto
  •  Que en el caso de  querer abortar y alegar motivos psicológicos por parte de la madre al saber que su futuro hijo pudiera sufrir una malformación o cualquier otro tipo de contrariedad, necesitaría pasar un doble control facultativo que acredite que realmente el feto tiene malformaciones y que la madre, no sólo sufre daños psicológicos de manera puntual sino que deben ser con una permanencia en el tiempo.

O lo que es lo mismo, más trabas a uno de los principales motivos por los cuales una madre puede decidir si abortar o no.

Es evidente que, con independencia de si un feto con 14 semanas de gestación se puede considerar una vida humana con pleno derecho o no, decidir acabar con una futura vida tiene que ser duro y en esencia, injusto ya que somos nosotros los que decidimos por alguien al que no se le pregunta si quiere vivir, con o sin malformación o sabiendo que su fecundación es fruto de una violación.

Lo que si tengo muy claro es que no creo que haya cosa mas triste y dolorosa en la vida de una  mujer, de una futura  madre en plenas facultdes, que  decidir si tener a su hijo o no. Que no se nos olvide que es suyo, de nadie más y creo que eso tiene que quedar muy claro , tanto que no debiera existir ningún precepto externo que decida por ella. Ya tiene bastante con tomar esa dolorosa decisión.

Pero como todo en la vida, hay excepciones. Debemos tener en cuenta otros casos en los que o bien por  negligencia, dejadez, o incluso venganza, los abortos son totalmente injustos y perfectamente evitables. Son en esas  situaciones,  en donde la legislación debería ser implacable, siempre y cuando se haya actuado sin maldad ni voluntariedad.

Por otro lado, no deja de ser maquiavélico todo esto, ya que esta ley  aboga por la vida y por la defensa de los más débiles. Hasta aquí bien. Considera que las malformaciones o las posibles enfermedades que pudiera tener  el bebé no son motivo para que se impida el embarazo. Bien también. Pero una vez en el mundo, el recien nacido, debido a sus problemas graves de salud, a no ser que su familia sea pudiente, necesitará ayudas, o lo que es lo mismo, necesitará de esa ayuda a la dependencia a la que el mismo gobierno que defiende a ultranza la vida, ha recortado sin miramientos. ¿No les parece una contrariedad macabra? ¿qué garantías tiene esa persona totalmente dependiente, de que se le vaya  cuidar?¿vivirá o mal vivirá?

Otro punto que se me pasa por la cabeza es el de la violación. Parece claro que en estas situaciones, está totalmente justificado el aborto. Habría que mirar qué efectos psicológicos pudiera tener sobre la mujer, el tener un hijo fruto de una experiencia tan traumática como esa pero, si la ley es para la defensa del más débil ¿qué diferencia hay entre el derecho que puede tener a la vida el fruto de una violación con respecto al feto con malformación? ¿no son vidas igual?

Es cierto que esta reflexión es independiente de la futura ley  ya que no difiere en nada con las anteriores, pero me ha llamado la atención  la arbitrariedad  a la hora de dictaminar si se puede o no abortar.

El tema es complejo hasta la extenuación y  posiblemente sea uno de los más delicados de tratar. Estariamos horas y horas pero en esencia, he querido “mojarme” y ofrecer un punto de vista acerca de un tema candente y polémico como este.

Ilustración: Cartas Marruecas dePablo Egea Palomares
Fuente:http://recursostic.educacion.es/bancoimagenes/web/
Anuncios

Acerca de Jose Minguell

Observador, reflexivo,apasionado de todo y aburrido en nada. He visto cosas que vosotros no creiríais....es hora de reflexionar, siempre lo ha sido pero ahora hay herramientas y motivos más que suficientes: Just do it.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s