Pirineo: Valle de Benasque (2)

Una vez las caderas y los cuellos han vuelto a su estado normal tras tanta curva, y camino a Benasque, encontramos un pequeño pueblo llamado Eriste.

 Eriste. Foto de Jose Minguell

Eriste. Foto de Jose Minguell

Tiene su encanto, cómo todos los pueblos pirenaicos. Es pequeñito y de angostas y pronunciadas cuestas que enlazan con caminos y sendas que dan a paisajes de postal. Ya comentaré algunas de las rutas que parten desde allí ( si eres de los que les gusta hacer el cabra) pero no quisiera dejar de mencionar el pequeño lago de Eriste (Embalse de Linsoles)

Es un rincón espectacular, de aguas tranquilas que invita a descubrirlo tanto desde  dentro,  mediante el alquiler de barcas como desde fuera, con su serpeante camino. He de decir que la última vez que fui (verano 2013) y tras las fuertes lluvias en todo el pirineo, el rio Esera se desbordó e hizo que muchas zonas quedaran modificadas o alteradas.

Embalse de Linsoles, Eriste. Foto Jose Minguell

Entrando en Benasque, y sobre todo en verano, se agradece. Si vienes de sitios costeros con su agradable grado de humedad y sofoco, poder disfrutar del aire puro y siempre más fresco de la montaña, se agradece y mucho.

El pueblo no es muy grande pero sin duda es la referencia de todo el valle. No falta de nada, supermercados ( abiertos incluso los domingos) tiendas de deporte ( montaña) y lo más importante, cientos de alojamientos para poder disfrutar de unos días allí.Y como no, bares y “antros” con encanto que dejan huella.

Ya se que no es digno de una persona de bien como yo y como tú, pero no puedo remediar hacer referencia a uno de esos sitios donde me siento como en casa.

Debo decir que tras 8 horas de caminata, cansado y en plenas vacaciones, cualquier taburete con una cerveza bien fria, hace de trono real y brebaje balsámico pero sin duda alguna cuando entras al Rabasón, el grado de felicidad aumenta.

Foto de Jose Minguell

Foto de Jose Minguell

Una taberna de luz baja, encosertada de madera por sus cinturas, maquillada con piedra aragonesa y peinada con recuerdos en forma de  ítems de lo más variopinto: sellos,billetes,papel de fumar …

Sólo falta pedir su bebida más popular, el vino rancio o el vino dulce. La felicidad de la entrada se convierte en el gran recuerdo de la salida. Mañana repito, sin duda.

 

Anuncios

Acerca de Jose Minguell

Observador, reflexivo,apasionado de todo y aburrido en nada. He visto cosas que vosotros no creiríais....es hora de reflexionar, siempre lo ha sido pero ahora hay herramientas y motivos más que suficientes: Just do it.
Esta entrada fue publicada en LUGARES. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s