¡Tremebundo oiga¡

niñoDebo reconocerlo, amo Internet, y por muchos motivos que un día de estos describiré pero sobre todo por poder conocer noticias como esta.

Resulta ser que el estado de Sonora, en México, empiezan a estar moscas en el registro civil. Y es que muchos “papis” han decidido poner a sus primogénitos nombres poco apropiados, según los funcionarios del estado Mexicano.

Inicialmente han configurado una lista de 61 nombres considerados “prohibidos” pero con el tiempo podrán ampliarla. La lista la podéis encontrar aquí.

De entre los nombres que aparecen en la citada lista podemos encontrar algunos tales como, Facebook, Burguer King, Robocop, Batman, Hitler o Tremebundo.

Según las autoridades, toman esta medida para  que los niños no sean discriminados, ni en la escuela ni allí donde vayan.

Con noticias como esta, mi bipolaridad reflexiva sale a la palestra y es que, por un lado pienso que el estado no es quien para inmiscuirse en la decisión de los padres de si llamaran a su hijo Batman, Bob Esponja o Joker.

Por otro lado pienso y me pongo en la piel de ese niño que con el tiempo crece y se pregunta  con razón  ¿mis padres me quieren? Si es así ¿cómo se les ocurre llamarme Tremebundo?

Tengo la suerte que los míos han sido muy majos y me han puesto Jose. No es original, pero al menos no tengo que buscarme ningún diminutivo que disimule ese nombre tan propenso a ser vilipendiado.

Me han llamado la atención algunos nombres de la lista tales que:

Tremebundo: Empezar la semana con ese nombre, la verdad, hunde a cualquiera.

James Bond: Oyes, mira, al principio suena a mofa pero luego da un empaque importante.

Fulanito: Posiblemente el tipo más famoso de todo el mundo. Él y su compare Menganito.

Pero ¿Escroto o Circuncisión? ¿en que piensa uno cuando va a poner ese nombre a su hijo? Está claro que es un acto de venganza.

Pero me preocupa que existan padres que hayan puesto nombres como  el de Hitler.

Con independencia de que al niño, en lugar de cachondearse de él, le huirían despavoridos, creo que el lumbreras de su padre debería leer un poco sobre quién fue ese individuo. Si aun así  quiere ponerle ese nombre, no  sólo deberían prohibirselo   sino meterle en prisión directamente.

Aunque la libertad empieza donde acaba la del prójimo, está claro que existen tantas formas de pensar como personas hay en el mundo, pero  donde  no llega el conocimiento debe llegar, en algunos caso, la prohibición.

Eso si en  otra vida me pido que me bauticen como Cálico Electrónico, de los Cálico de toda la vida.

Autor foto: Chesi  http://www.flickr.com/photos/pimkie_fotos/

 

Anuncios

Acerca de Jose Minguell

Observador, reflexivo,apasionado de todo y aburrido en nada. He visto cosas que vosotros no creiríais....es hora de reflexionar, siempre lo ha sido pero ahora hay herramientas y motivos más que suficientes: Just do it.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s