Ladrones de pegote

7808__21_a_1Profesionalidad, esa es la palabra que ansía el empresario que quiere contratar, el cliente que quiere que le presten un servicio e  incluso el ladrón que pretende robar.

Leyendo una noticia publicada por La Vanguardia este viernes me doy cuenta que hasta para el más simple hurto, tienes que tener un plan, una idea y por tanto una dedicación.

Resulta que un pobre hombre, ya que no tiene otro calificativo, decidió robar un banco en la ciudad de Washington. Hasta aquí parece que la cosa no tiene mayor misterio.

Pero mire usted por dónde, el asaltante, una vez con el botín en la mano, empezó a perder parte del mismo a medida que iba dirigiéndose a la salida. Una vez allí, la idea era transportar los billetes que le quedaban en un paraguas que había dejado en la entrada.

Tras salir con su paraguas lleno de billetes, se resbaló y se hizo una brecha en la cabeza. Al levantarse, huyó del banco a pie por las calles heladas de la ciudad. Resultado, en pocos minutos lo capturaron.

Antes de nada que conste y quede muy claro ante notario que no hago apología del robo ni del delito, tan sólo que por vergüenza ajena quisiera darle un par de consejillos al amigo. Y no es que me dedique a robar bancos, pero hay cosas que duelen a la vista. Además la industria cinematográfica nos ha dado clases magistrales de cómo se realizan atracos más o menos elaborados, y ver a este pobre diablo me ha dado hasta pena.

No se relata nada acerca de la entrada triunfal del Dillinger de saldo y esquina, ni del método empleado para obligar a que los trabajadores del banco le dieran el dinero. Espero que no haya sido igual que la salida.

Que las bolsas de los supermercados las cobren, al menos aquí en España, no es escusa para al menos llevar una encima. Siempre quita de apuros, nunca se sabe si las vas a necesitar y mira tú por donde, hubieran ido perfectas para la ocasión.

Lo del paraguas, la verdad que nunca hubiera pensado en él como  sistema para transportar cosas. Puedo llegar a entender el mecanismo y para un apuro, pues mira, puede ir incluso bien pero si quieres llevarte algo que no es tuyo, como por ejemplo dinero, un paraguas no es la mejor opción ,sobre todo cuando tienes que ir algo ligero de piernas.

Y claro está,  no estaría de más planificar un poco la huída. Si hace frio y nieva, cuidado con las aceras ya que estas no son nada aconsejables, sobre todo si la manera de escapar es andando y con un discreto paraguas por montera repleto de billetes.

Vamos que con un poco de cine de ladrones y polis, algún consejo vía internet y un poco de lógica, seguro que la empresa hubiera salido redonda.

Incluso para ser ignorante en esta vida se tiene que saber serlo oiga, aunque mejor no siga mis consejos que lo que hace usted no está bien.

Foto: Alessandro kissi
Fuente:http://recursostic.educacion.es/bancoimagenes/web/
Anuncios

Acerca de Jose Minguell

Observador, reflexivo,apasionado de todo y aburrido en nada. He visto cosas que vosotros no creiríais....es hora de reflexionar, siempre lo ha sido pero ahora hay herramientas y motivos más que suficientes: Just do it.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s