Algo huele a podrido en ¿Dinamarca?

estatua shakespeare

Que me perdone Shakespeare, pero creo que voy a tener que apropiarme de una de sus más famosas y celebres frases de su siempre bien leído Hamlet y es que haciendo alguna modificación   y pasándole un photoshop lingüístico con esencias geográficas podemos cambiar el “Something is rotten in the state of Denmark.” por “pues aquí  huele a mierda que no se puede aguantar”.

Siento tener que escribir últimamente sobre lo mismo, pero el nauseabundo olor que desprende cada uno de los poros de este país, por llamarle algo, no me deja inspirarme en otra cosa que no sea la santa corrupción que se ha instalado cómodamente en nuestra sociedad.

Y es que ya no es un caso esporádico, de esos que deben alargarse en las comidillas de salón de té, en los bares o en el mercado, sino que cada día sale no una, sino varias noticias en las que aparece un santo barón o baronesa que está metido en saraos de índole variopinta.

Para eso, señores y señoras, no hay ni patria, ni lengua, ni religión ni bandera, ni blanco ni negro. El choriceo y la corruptela se han convertido en esa unión que tanto ansían los pueblos del mundo.

Tengo que reconocer que nosotros hemos versionado  la corruptela. Si, en eso si que somos top ten. Y es que a pesar de todo, a pesar de haberte pillado con el carrito de los helados a plena luz del día, el descaro, la justificación de 0.0001 céntimos de euros, la chulería y la sorna con la que nos tratan semejantes prototipos de persona, ralla la indignación y hace que el dicho “encima de cornudo, apaleado” adquiera un sentido tan intenso que hasta duele.

La alegoría de esta situación, de ese algo huele a podrido en Spain, la puedo encontrar en otras muchas situaciones y pasajes fantásticos. Sin ir más lejos, recuerdo a ese personaje de Tolkien, Gollum, corrompido por el anillo, sibilino, codicioso y mentiroso, intentando ayudar a los Hobitts a llegar a su destino. El camino escogido fue atravesar la ciénaga de los muertos, una infinita explanada en donde los cadáveres putrefactos flotaban por doquier en un dantesco paisaje.

Y así me siento, como ese Frodo de turno,dirigido por seres sin escrúpulos que tengan o no la culpa, se rodean de gente que justifica lo injustificable y que nos llevan por el camino pantanoso hacia nuestro objetivo, que a día de hoy, no se cuál es exactamente.

Levantarse por la mañana se convierte cada vez más  en un acto de fe y esperanza. No sólo tenemos que vernos con una crisis económica sino que también tenemos que bregar con la indignación que provocan todos aquellos que han hecho de esta tierra de conejos, su cortijo particular.

Que no se extrañen aquellos que han tenido el cetro del poder durante tanto tiempo cuando vean a lo lejos gente nueva. Que no tengan miedo a dejarles sin el mando de su videojuego particular. O mejor dicho, que lo tengan, quizá así, empiecen a cambiar las cosas.

Foto: Carlos perez ferreria
Anuncios

Acerca de Jose Minguell

Observador, reflexivo,apasionado de todo y aburrido en nada. He visto cosas que vosotros no creiríais....es hora de reflexionar, siempre lo ha sido pero ahora hay herramientas y motivos más que suficientes: Just do it.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s