¡La maldición de Sauron!

wedding-rings-150300_1280De mayor quiero ser americano. Lo he pensando bien y tengo la decisión tomada.

Quiero formar parte de esa tierra de acogida, de comunión,  de oportunidades. El país de las estrellas y las hamburguesas, de las carreteras infinitas y de los parientes de Sauron.

 ¿Cómo dice usted?

Si alguien tenía dudas de que el mundo fantástico de Tolkien era irreal, que empiece a aprender artes marciales o el noble arte del manejo de espadas porque que de irreal nada. Sauron , su séquito de orcos y uruk-hai así como  la maldición del anillo son tan reales como la vida misma.

Y es que en una poblacion de Texas, en Kermit, un niño de nueve años llamado Aiden, ha sido expulsado del colegio por presentarse con un anillo “mágico” y decirle a un compañero suyo que podría hacerle desaparecer.

La dirección del colegio consideró que esas palabras constituían una amenaza para la institución.

El padre del chico, con más incredulidad que cordura, tuvo que alegar que su hijo no tenía poderes que pusieran en peligro la existencia de su compañero y que si lo hiciera, lo devolvería.

Santo barón el padre por el papel  de mediador en este sainete americano de la tierra media. Eso de tener que lidiar con la dirección y tratar de hacer ver  que su hijo no es pariente de Sauron,  no es moco de pavo, sobre todo si uno va limpio de sustancias alucinógenas en su organismo.

goat-308775_1280Vaya, pues resulta que ya se me están quitando las ganas de ser americano, oiga. En esa tierra de las oportunidades, en donde cuesta más conseguir una revista pornográfica que un arma, en donde enseñar un desnudo es más ofensivo que permitir que padres enseñen a sus hijos a manejar una pistola, considerar a un niño un peligro público por amenazar a otro con hacerle desparecer con un anillo, me parece demencial y de pabellón psiquiátrico.

Una escuela está para enseñar, un profesor para educar y una institución para ser referencia. Me compadezco del niño, del padre y de los que tienen que sufrir la paranoia de aquellos que deberían dar ejemplo.

Qué lastima que no tenga el teléfono de Gandalf, sino, “sus ibais a enterar”.

Por cierto,  el chico ya ha sido expulsado por otros dos motivos, uno por llamar negro a un compañero y otra por llevar un libro, Oh my God, en donde había una sección que hablaba sobre el embarazo, algo que fue considerado ofensivo por la dirección.

Sobre la expulsión por llamar negro a un compañero decir que soy más partidario de educar que castigar pero me parece racional, sobre el tema del embarazo, confirmar que me desdigo de querer ser americano. Prefiero empadronarme en Hobitton. Al menos allí no se les va tanto la pinza como en el país de las oportunidades.

¡Yes we can¡

Fuente: http://www.lavanguardia.com
Fuente fotos: http://pixabay.com
Anuncios

Acerca de Jose Minguell

Observador, reflexivo,apasionado de todo y aburrido en nada. He visto cosas que vosotros no creiríais....es hora de reflexionar, siempre lo ha sido pero ahora hay herramientas y motivos más que suficientes: Just do it.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s