Banderillas, filosofías y otros saberes

bull-46368_640Uno no puede sino alegrarse de la ingente cantidad de noticias que albergan en su interior la semilla de, no ya una discusión entre amigos, sino de talleres magistrales, de esos que ensanchan el alma y moldean los músculos faciales.

Entre calamidades y más de lo mismo, leo  algo que irremediablemente hace zozobrar las entre telas de este pseudo humilde servidor.

Hay una nueva oferta educativa en camino, de esas que claramente se necesitan y que viene a ocupar un nicho de mercado tan necesario como enriquecedor.

Educación prepara un título de banderillero para alumnos que no se saquen la ESO”

Pardiez, caramba y toma ya. Nunca una frase ofreció tanto en tan poco.

A ver cómo puedo resumir tanta actividad neuronal en una escueta concatenación de palabras. Really?

No sé si es más tremendo  que quieran ofertar unos estudios reglados para colocar las banderillas con más precisión o que sea la alternativa para aquellos que no puedan/quieran sacarse la ESO. De todos es sabido que estos estudios básicos, son de una exigencia supina, casi sideral, al alcance de muy pocas mentes lucidas.

Ah, ya entiendo, resulta que están sopesando el hacer oficial el noble arte de ensartar pepinillos, cebolletas, pimientos de piquillo y aceituna.

Pero espera, un momento, espera que lea más detenidamente: “los estudiantes de esta nueva FP básica de tauromaquia y Actividades Auxiliares Ganaderas –una modalidad de estudios creada a raíz de la LOMCE y de escasa implantación en Catalunya– aprendan a «identificar los elementos propios de la lidia relacionándolos con sus orígenes, con su evolución, con la liturgia taurina y con la historia del toreo».

Pues no, no se trata de ensartar productos de la huerta no, se trata de algo más complejo.

Rápidamente, como si se tratara de un impulso eléctrico, mi mente think-779569_640se traslada a noticias del pasado en el que se anunciaba que, la asignatura de filosofía, sufriría recortes en cuanto a horas lectivas. Eso de activar la mente es cansado y poco productivo.

Quisiera no juntar ambas ideas en un solo momento espacio temporal, pero es inevitable. Y el horror, aderezado con un sarcasmo que roza el esperpento, se presenta ante mi.

Siento una extraña sensación entre vergüenza ajena e indignación universal. Por un lado, se pretende ofrecer una posibilidad a alguien que por diferentes motivos, ya sean personales o familiares, no es capaz de terminar unos estudios mínimos. Se posibilita una opción que no es otra que la de conocer al detalle, el arte de propiciar sufrimiento a un animal y todo el mundo que le rodea. Es la mejor opción para aquellos estudiantes que no quieren o pueden seguir con la enseñanza básica. Sin duda.

Por otro lado, en lugar de analizar los motivos por los que, adolescentes y jóvenes, no quieren o pueden acabar la ESO, prefieren ofrecer una alternativa que, sin duda, les va a abrir las puertas hacia  futuro prometedor, aquí y en el mundo entero. Y por su puesto les servirá para entender el motivo por el cual no querían continuar con la enseñanza básica.

¿Y qué hacemos con lo de la reducción de horas de filosofía? ¡Qué dilema¡

No estaría de más que esta asignatura casi maldita para algunos, que tiene la extraña y nefasta cualidad de hacer pensar a aquellos que osan estudiarla, no sólo se implementara en la ESO sino que se hiciera lo propio en las carreras universitarias, en especial, aquellas que preparan a políticos que tienen brillantes ideas como las que aquí se han puesto de manifiesto.

Pero que ingenuo soy. Siempre ha sido así y siempre será. ¿De qué sirve una sociedad capaz de pensar por sí mismo? Problemas, sólo problemas.

Bueno, podría haber sido peor. No he sacado al guerrero que llevo dentro, tan sólo al que pasaba por allí y vio anunciado el inminente estreno de este sainete tan nuestro.

Imagenes: http://www.pixabay.com

Fuente noticia: http://www.elperiodico.es

Anuncios

Acerca de Jose Minguell

Observador, reflexivo,apasionado de todo y aburrido en nada. He visto cosas que vosotros no creiríais....es hora de reflexionar, siempre lo ha sido pero ahora hay herramientas y motivos más que suficientes: Just do it.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Banderillas, filosofías y otros saberes

  1. Loreto dijo:

    Creo que con estas zarandajas y otras varias, en este mundo de subcultura, lo que consiguen es que hayamos perdido la capacidad de asombro, pues hasta la más humillante aberración se manifiesta sin pudor alguno.
    En nosotros está cribar la basura que ya atufa, en todos los ámbitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s