Soy funambulista

bird-926830_1280

Entre pulgadas de largos recuerdos y cortos momentos, el equilibrio necesario para continuar por el alambre, se torna cada vez más preciso, más delicado  y sin embargo igual de necesario.

Hace tiempo que nosotros, los funambulistas, ataviados con lo que podemos para mantener con cordura, la compostura que nos mantiene erguidos, queremos sentarnos y dejar de estar de pie para poder contemplar el espacio que hay entre nosotros y la delgada línea que nos separa  del vacío más absoluto.

Y sin espacio ni tiempo para descansar, observamos que, entre casualidades y destinos, sin sentidos y porqués,  tener  que mantener el equilibrio por el alambre que preside nuestra particular senda, se convierte en el principal objetivo a cumplir, sin importar lo demás, sin sentido para ello.

Y lo reconozco, mirar a lado y lado, sin tiempo para recordar los pasos que hayas dado ni las veces que lo hayas hecho, siempre nos lleva al vértigo que supone participar de este juego al que nos debemos, unas veces agradecidos, otras, compungidos.

Y todos nosotros, con metros y metros de cuerda suspendida en el vacío, compartimos espacio con los otros, sin más contacto que el voluntario, sin más inconveniente que el poder hacerlo una y otra vez.

Delgadas líneas que nos separan, que nos mantienen, que nos guían y que deben recordarnos lo frágil de nuestro equilibrio, lo milagroso de su continuidad, lo efímero de su existencia.

Soy funambulista, no lo puedo evitar.

Anuncios

Acerca de Jose Minguell

Observador, reflexivo,apasionado de todo y aburrido en nada. He visto cosas que vosotros no creiríais....es hora de reflexionar, siempre lo ha sido pero ahora hay herramientas y motivos más que suficientes: Just do it.
Esta entrada fue publicada en RELATOS. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Soy funambulista

  1. Loreto dijo:

    Estaba ensimismada mirando la arañita suspendida del hilo, viéndose reflejada en su devenir, considerándose protagonista de la misma supervivencia, sobre el resistente y delicado encaje natural, porque de hecho siempre le gustó decir que era funambulista…nunca lo pudo evitar.
    De otra observadora compulsiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s