Ana Mato y los 54.000 de la rúa del percebe

pray-1012964_1280 (1)Mientras el pequeño Nicolás, ese que puso en jaque a distintos organismos de importancia en España, no sabe ni dónde está Australia, existen miles de refugiados a la espera de poder tener una oportunidad de empezar algo nuevo, algo mejor.

Ante esa disparidad de noticias y de las continuas  demostraciones que el ser humano es del todo menos humano, aparece la perla informativa que nos dice que  la ex ministra y diputada Ana Mato, al no encontrar trabajo y no tener ningún ingreso, está a la espera de que cobre los cerca de 54.000 euros anuales a los que tiene derecho.

Nuestras ex señorías, en el lánguido y angosto camino que les lleva de estar ocupados a buscar otros quehaceres, como cualquier hijo de vecino, parece que tienen derecho a una desproporcionada cantidad de dinero. ¿ A cuánto estaba la prestación por desempleo para el resto de mortales?

Pensaba que la rúa del percebe o el botones sacarino eran producto de la imaginación, de la fantasía y resulta ser que existe una realidad implacable que deja por los suelos cualquier guión fantasioso y absurdo donde los haya.

Es fácil quedar bien con estas letras que te escribo. Sólo hace falta recordar a las miles de familias que se las ven y la desean para llegar a fin de mes, a más de la mitad de jóvenes españoles que no pueden tener un empleo medio digno y a otros tantos problemas que no vemos y que los padecen aquellos que son como nosotros.

Es fácil conseguir el apoyo de todos y criticar con mayor o menos sutileza o finura que nuestros ex diputados, tengan ese inmenso y descarado trato de favor. Pero no por ello debo estar en silencio y callar lo que pienso. Y siento vergüenza, sin más.

Y mientras, miles de refugiados deambulando de aquí para allí, encontrándose leyes, tratados y decisiones que les impiden tener una oportunidad.

El mundo al revés o sencillamente la esencia del ser humano. Ese  que se diferencia del resto de criaturas de la naturaleza por su teórica humanidad, por sus valores éticos y morales y por la compasión. Esa que desaparece en cuanto hay intereses por en medio en forma de dinero, favor o vaya usted a saber.

Al menos, en la rúa del percebe uno se echaba unas risas. Leyendo esto, la preocupación debe aflorar a pesar de todo.

 

Anuncios

Acerca de Jose Minguell

Observador, reflexivo,apasionado de todo y aburrido en nada. He visto cosas que vosotros no creiríais....es hora de reflexionar, siempre lo ha sido pero ahora hay herramientas y motivos más que suficientes: Just do it.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ana Mato y los 54.000 de la rúa del percebe

  1. Loreto dijo:

    Señorías y truhanes, una paridad avalada por la falsa moneda, en todas sus facetas y lo peor es que hacemos feas costumbres, al ver el mismo espectáculo pútrido y decadente, en un lugar donde se cuece nada menos que “legislar” el destino de una nación !!Casi nada!! en teoría, regido en virtud -se presupone-por personas designadas por su cualificación etc…
    La respuesta es sencilla, han convertido ese lugar en la parcela de los horrores, gracias a la esquizofrenia del colectivo que lo ocupa. Por lo que la privación de juicio, hace que tornen ideas delirantes, ante sus megalómanos derechos, olvidando los nuestros, que es su tarea.
    y la historia continúa…
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s