Empatía universal

road-1576538_1280

Podría ser. Sin lugar a dudas lo es y el vacío pasa a convertirse en una sensación más que una percepción espacial. Todo está inventado hasta los inventos y poco o nada se puede decir que otros no hayan ya dicho entre letras, decoros y fanfarrias.

Pero es curioso cómo reaccionamos cuando nos toca vivir esas sensaciones que perfectamente sabemos de qué van pero que  olvidamos a qué saben hasta que las volvemos a probar.

Vacío, o quizá ausencia de lo que antes había y ahora no. Es lo mismo pero diferente. No sé si me explico.

Qué puedo  contarte para que me entiendas. Ah, sí, solo lo harás de manera sincera si has visto ese vacío como yo. Ahí es cuando la empatía florece como por arte de magia y existe una conexión asombrosa. Es probable que dure hasta que esa sensación amarga desaparezca. Pero, ¿y si no lo hace? ¿Estamos condenados a tener empatía infinita? Perdone que no me haya presentado antes, soy el que le escribe y calza sin más pretensión que hacerte partícipe de esos tópicos  vitales que esta vez, me ha tocado vivir a mi.

¿Y qué me dices si te comento que más que vacío noto debilidad? De esa que sufren los infantes cuando pierden de vista a sus primogenitores. De esa de lágrima fácil y ahogo en sollozo castigador para quien lo vive y lo presencia.

Que sí, que la experiencia es un grado pero ¿cuantos se necesitan para no reaccionar siempre de la misma manera cada vez que sucede algo parecido? Bueno. Creo que por hoy ya hemos tenido suficiente pseudoterapia  y queda claro que no somos tan diferentes como creemos,por mucho que nos empeñemos.

 

 

Anuncios

Acerca de Jose Minguell

Observador, reflexivo,apasionado de todo y aburrido en nada. He visto cosas que vosotros no creiríais....es hora de reflexionar, siempre lo ha sido pero ahora hay herramientas y motivos más que suficientes: Just do it.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Empatía universal

  1. Loreto dijo:

    En eso estriba el misterio de lo creado, tan iguales, tan diferentes.
    La sensibilidad aflora sensaciones, esta reina de la naturaleza la poseemos todos? pienso que no.
    Esas situaciones que a uno le hace exclamar a otro le deja indiferente.
    Y todo se vuelve fugaz y denso como los cuatro elementos que ya nombraba Hipócrates, aún creando la chispa en la unión del fuego y el aire, como la humedad del agua a la tierra.
    No hay un estado permanente, estamos estamos abocados a una inquietante dualidad…
    Salut.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s