El viaje espacial

planet-1348079_1920

Cientos de botones que me avisan del estado en el que se encuentra la cabina. Sólo imaginarme, mientras voy rotando alrededor de la tierra, que me separan escasos centímetros entre el  espacio y mi reclinado asiento, me hace repensar cada instante que estoy viviendo y que he vivido.

Si los rayos del astro rey que se cuelan por la estrecha ventana, supieran que no hace mucho me encontraba sentado frente a ella, contemplando el pasar del tiempo entre risas y lloros, quizá y sólo quizá, tendría algo más de compasión a la hora de cegarme con su halo  eterno de cálida y cegadora luz.

Es un milagro que el hombre, haya sido capaz despegarse de su asiento y llegar casi a tocar las estrellas, como las que puedo divisar entre mi ventana y todo lo demás. Por mucho que la gravitación y zarandeo de la nave, descoloque mi punto de vista, ellas, siguen allí. Y el brillo de una, aun me sigue fascinando, a  pesar de todo. Sigue brillando de la misma manera que lo hacía hoy justo dos años y casi dos meses.

No tengo de que preocuparme. La tecnología controla cada movimiento de la nave, que sin ser fugaz, va circundando inexorable alrededor de ese planeta tan único como es el nuestro.Desde aquí, todo se vive de forma diferente. Lo que parece grande allí abajo, apenas puede ni notarse aquí arriba. Sin embargo, los recuerdos, esos que no se ven ni aquí ni allí, son los que están más presentes que nunca. Mientras sigo girando entre la luz y la oscuridad.

Es hora de terminar la misión para la que he sido escogido. La maquinaria, actúa según lo previsto y se dispone a iniciar la maniobra de aproximación hacia casa. Tiro con suavidad del cinturón y lo anclo con una calma inusual, sabiendo que volveré aquí arriba, el lugar donde todo lo importante se ve más claro y donde la luz que emiten las estrellas que nos rodean, lejos de parecer lejana, se acerca un poco más.

Y abriendo los ojos, aterrizo con mi nave imaginaria. Y me levanto de la cama donde pensaba en silencio, a oscuras. Y aporreo las teclas para atestiguar en mi bitácora particular, que la misión ha sido completada. Mañana, o quizá luego, retomaré aquello que me hace sentir vivo y que en ocasiones, me da pistas de los caminos que debo seguir.

 

Anuncios

Acerca de Jose Minguell

Observador, reflexivo,apasionado de todo y aburrido en nada. He visto cosas que vosotros no creiríais....es hora de reflexionar, siempre lo ha sido pero ahora hay herramientas y motivos más que suficientes: Just do it.
Esta entrada fue publicada en RELATOS. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El viaje espacial

  1. Paco G.R. dijo:

    Bonito relato, me alegro de que la misión terminara bien y no tuvieras que utilizar la famosa frase de “Pikolin, tenemos un problema”
    Saludos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s