Rita y la dama de afilada guadaña

banner-949932_1920El peor de los finales. Ese día en el que nada importa ya y no da tiempo, por mucho que se empeñe el director que  proyecta toda nuestra vida en un instante, a recordar ni los buenos ni los malos momentos.

Lo cortés no quita lo valiente y a pesar de todo, uno no se alegra en absoluto de la muerte de nadie, sería lo último. Pero heme aquí, casi unos dos meses después de citar a Rita sobre su decadente comportamiento, que escribo unas letras acerca del final de sus días.

Soy culpable, lo reconozco. En silencio, la disconformidad era manifiesta y mi ética casi impoluta, se extrañaba del quehacer de personajes públicos como ella. No comprendía la impunidad y el descaro con el que la gente, señalada y con altos índices de sospecha, podía casi a su antojo, hacer y deshacer lo que se supone que  era impensable o intocable.

Pero hay amigo, que la dama negra con afilada guadaña no entiende de edades, condiciones ni  moralidades. Es el peor final para cualquier ser humano que se precie, pero imagino que especialmente para alguien que lo fue todo en su ciudad, en su comunidad, y que en poco tiempo pasó de la alegría a la palidez más absoluta.

Descanse en paz quien tuvo un  pequeño mundo particular a sus pies y ha acabado como acaban todos con el tiempo, por mucho que sean, por poco que hagas.

Anuncios

Acerca de Jose Minguell

Observador, reflexivo,apasionado de todo y aburrido en nada. He visto cosas que vosotros no creiríais....es hora de reflexionar, siempre lo ha sido pero ahora hay herramientas y motivos más que suficientes: Just do it.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Rita y la dama de afilada guadaña

  1. Loreto dijo:

    Nunca entré en hacer crítica de la vida de esta persona, pero si hay que manifestar lo hago; que hizo y deshizo, como le vino en gana, manipulando sonriente todas las aldabas que tenía en su mano con la aquiescencia del propio presidente de gobierno y adláteres…y tengo que sumar que hasta la muerte le sonríe, un infarto para no enterarse de todas las comidillas transgresoras, de crédito y descrédito.
    Porque somos una nación solidaria con los que no debemos y lobos feroces con quiénes nos dan la mano.
    Como no es un personaje que me ha merecido tiempo y simpatía, nada tengo que objetar, eso lo dejo para otros, que tendrán que agradecerle sus puestos de trabajo y un cúmulo de prebendas que probablemente hemos sido cómplices silenciosos en su remuneración, sin saber que la clase política casi sin excepción, es y sigue siendo la prueba de las mayores corruptelas, con el desprecio infinito, mordiendo la mano del pueblo que les da de comer.
    Aprovecho para decir que siento vergüenza de los que nos desgobiernan, por la chulería barata que nos muestran, a los que no comulgamos con esa pútrida alcantarilla política – no eximo a “casi” ninguno-, porque al parecer debe de ser un mal endémico, ya que todos están contagiados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s