Duelo de titanes

art-1295282_1280

Este año vamos surtidos de tensiones. No podemos quejarnos, la verdad. Sin quererlo ni pedirlo, nos hemos visto envueltos en infinitos fuegos cruzados. No importa el tema. Estamos en medio de un vaivén de acusaciones por parte de unos y ninguneo por parte de otros. Manifestaciones al tórrido sol dominguero e impasibilidad ante flagrantes casos de corrupción que quedan  impunes a ojos de todo el mundo. Ya no entro en los dramas personales ni en la crisis galopante, que parece haberse colocado a nuestra vera desde hace ya unos años, haciendo de todo ello una mezcla explosiva.

Y la mejor manera de limar asperezas y desconectar de todo este vendaval de  crispación y desasosiego es ver cómo otros, esos que están en el mundo mediático para amenizarnos la vida, entran en un rifirrafe acorde con los tiempos en los que estamos.

Risto vs Buenafuente.Pesos pesados mediáticos que se han enviado unos cuantos escritos públicos en donde queda demostrado el control que tienen ambos de la palabra  así como también de la ironía, el sarcasmo y el resentimiento que inundan sus renglones no tan torcidos. Buenafuente, el de toda la vida. El que gusta mucho si gusta y todo lo contrario sino. El guasón, en la mayoría de ocasiones maestro en  las que menos, aprendiz pero que lleva haciéndolo toda la vida. Y se le da bien.

Risto, el implacable que empezó con el pie de la crítica ruda e impasible a todo aquél que se le pusiera por delante, especialmente si se trataba de un concursante y del que con el tiempo, parece que ha ido cambiando la tonalidad del cristal de sus gafas y de su forma de abrirse al mundo.

Todo viene a raíz de la parodia que Buenafuente ha realizado de Risto respecto a la diferencia de edad que tiene éste con respecto a Laura, su mujer (se llevan 21 años).

Parece ser que a Risto, no le ha sentado como agua de Mayo el que se hiciera esa actuación. Y no es que lo diga yo, sino que lo dice él. De hecho tampoco lo deja claro, al menos pretende hacer ver que no le importa. Al menos no demasiado. Pero ya son dos cartas públicas en donde, sin conseguirlo, pretende auto convencerse de que todo va bien.Bueno, quizá un poco resentido esté. Es más, creo que bastante.

No quiero entrar en particularidades de lo que se han dicho entre ellos, pero si me ha llamado la atención la tensión que se ha generado a raíz de lo que parecía una parodia sin más. Las hay a cientos, a miles. Unas con más gracia o menos. Unas sobresalientes otras de mal gusto. Para mí, parodiar es jugársela en el vacío. Depende cómo lo hagas, puedes caer en el más bochornoso de los ridículos y hacer que el parodiado, se convierta en una victima. Parodias que siempre que se respete al parodiado, creo que son  un sano ejercicio a practicar de vez en cuando.

El tema de la “mofa”es la diferencia de edad. Un tema, que sinceramente, no es especialmente delicado, como lo podrían ser otros, pero todo depende de cómo se trate.

Y un Risto, ese que se dedica a los medios de comunicación. A la publicidad. A generar productos y sacar los colores a más de uno y una. Ese de semblante serio y lenguaje mordaz  que no titubea a la hora de decir lo que piensa. Ese Risto, que con todo el derecho del mundo ha hecho público su amor con su mujer, que  nos ha enviado fotos y más fotos de los momentos felices del noviazgo y de la boda, del previo y del después. Ese mismo Risto,  esta vez se ha enojado  por una parodia en la que al parecer, el tema de la edad, aunque no le importe, le escuece.

No defenderé a Buenafuente, ya que sinceramente, a mí, no me gustaría que me parodiasen. Y si siendo un personaje público lo hicieran, no quisiera hacer una apología publica de mi mal estar y si una queja particular entre bambalinas, lejos de los focos.

Pero disculpadme si soy pesado, me llama la atención que el cazador mediático, se moleste por ser él, esta vez, la presa. Y más me sorprende el intento de enmascarar su aparente indiferencia respecto al tema, haciendo acopio de una retahíla bien hilvanada de palabras perfectamente colocadas intentado no dar importancia, excesiva, al tema.Pero no lo consigue, más bien todo lo contrario. Parece un chico con lenguaje culto, despechado y devolviendo la pelota que le ha dado en la cara y que le ha dejado el semblante y el orgullo magullados.

Aunque esperad, viniendo de un comunicador publicista y  comunicador  dedicado al humor ¿no estarán planeando…? Vaya por Dios, ya uno no sabe que creer entre tantos frentes abiertos. Lo mismo, no sólo nos quieren engañar los de siempre con sus arengas político económicas sino que también pretenden hacer lo mismo aquellos que están para entretenernos. Aunque esto último lo están consiguiendo, al menos por ahora.

 

 

Anuncios

Acerca de Jose Minguell

Observador, reflexivo,apasionado de todo y aburrido en nada. He visto cosas que vosotros no creiríais....es hora de reflexionar, siempre lo ha sido pero ahora hay herramientas y motivos más que suficientes: Just do it.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s