¿Política? Un poco de Filosofía, por favor

fresco-478105_640

Hace ya unas cuantas semanas, unas miles diría yo, a unos pocos,  les dio por iniciar un camino hacia el desarrollo del pensamiento humano. Entre otras cosas, debatían sobre cuál era la mejor manera de organizarse socialmente. La política era, sin duda, la manera de intentar lidiar con la complejidad a la hora de solucionar el día a día de los ciudadanos. Unos pensaban que la mejor forma de gobierno era de una manera, otros de otra. Pero existía algo que hoy en día, muchos dedicados a la gestión política, no tienen en cuenta. Y es que formar parte del gobierno era el mayor de los regalos que un hombre podía recibir. La filosofía estaba más presente que nunca. De hecho es la madre de la política actual. Y en esa filosofía, la ética no era una palabra más. Las virtud era condición esencial para dedicarse al oficio más noble que un ciudadano era capaz de tener.

Hoy, sigue habiendo política. No existe otra forma de intentar llevar a buen puerto una sociedad repleta de individualidades, derechos y obligaciones. Pero parece que la ética, la virtud, son más vocablos de manifiesto electoral y petulante pomposidad lingüística que actitudes y aptitudes que todo buen político debería tener. Está claro que es injusto meter a todos en el mismo saco, pero son muchos los que tendrían que repensarse  qué implica ser el hombre o mujer que dirime y guía las voluntades de los ciudadanos.

Se ha desvirtuado, en mayor o menor grado, ese noble oficio. Muchos han confundido eso de ser políticos con aquello que promovían unos sofistas que pretendían más embaucar que resolver.

El ser humano es complicado. Eso es indudable. Es imperfecto. Cae una y otra vez y tiene que volver a rehacer parte del  camino que ya había realizado. Pero eso no es malo. Lo realmente preocupante es  no darse cuenta de ello y actuar como si no fuera así. Hay una galopante falta de autocrítica que juntamente con el orgullo cegador, unas veces lidiado por la ignorancia del que creía pero no sabía, otras por la ausencia de bondad, desprestigian de forma inexorable todo lo referido al mundo de la política.

Tan importante es tener formación  en leyes, como en las distintas disciplinas de nuestro ámbito socio económico  para ser hombre o mujer dedicado a los menesteres de la polis. Pero no deberían obviar a la disciplina que desde el inicio ha abogado por  considerar la política como tendría que ser: como  la máxima aspiración y distinción que un ciudadano podía tener. Les invito a que viajen en el tiempo e intenten ponerse en la piel de aquellos que hacían uso de togas y chanclas para entender que, con independencia de lo sesudo o no de sus disquisiciones acerca de la polis, lo que más importa en todo ello es la condición de servidumbre que se debe tener para con sus conciudadanos .Y si se entiende así, las ganas, la voluntad y el buen hacer deberían imperar sí o sí. Eso no significa que por nuestra naturaleza, erremos y caigamos, pero facilita un camino que ya de por sí, es complicado.

Anuncios

Acerca de Jose Minguell

Observador, reflexivo,apasionado de todo y aburrido en nada. He visto cosas que vosotros no creiríais....es hora de reflexionar, siempre lo ha sido pero ahora hay herramientas y motivos más que suficientes: Just do it.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¿Política? Un poco de Filosofía, por favor

  1. Loreto dijo:

    Poco queda añadir, ante lo que desglosas, salvo que a las virtudes cardinales, las han suplantado los pecados cardinales que mucho daño están haciendo en una convivencia ciudadana y por ende cívica.
    Hay una herencia de cualidades que se adquieren, para desarrollar, lo que llamamos cultura y que en un momento determinado del tiempo, aparecen corrientes opuestas que al enfrentarse, en vez de llegar a un equilibrio, se convierten en craso fanatismo.
    La historia como ves, lo repite sin cesar, si no, no podríamos mencionar esa Grecia egregia, plena de filosofía y saberes, que sin embargo cayó fulminada por la decadencia que conllevan las civilizaciones…lo asemejo a una onda que emite sus sonidos y fluctuaciones, en el tiempo, ese que aparece impávido ante las desdichas humanas.
    Y la tremenda subordinación del tesoro intelectual, en la suplantación mal adquirida del uso y abuso de la tecnología, herramienta utilísima, cuando se hace buen uso de ella.
    Son los males del tiempo y cada uno, expresa su arrogancia y temeridad ante lo desconocido, en vez de transmitir y preservar, los preciosos valores adquiridos.
    Salut.

  2. Pingback: ¿Política? Un poco de Filosofía, por favor – Lic. Mariana Cruz

  3. Gran reflexión Jositos, ojala hoy en dia se tuvieran tan altos pensamientos, con tu permiso lo reblogeo. Saludos !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s