Charleston

gramophone-1790007_1280

 

Rojo encarnadísimo envolviendo algo más que el alma.

Y quizá no sea tan rojo, pero puede que me cubra hasta el infinito.

Acordes entre bombines y bastones chasqueando hasta el alba.

No sé, no me atrevo, pero no puedo parar de seguir su norma, su rito.

———

Me escondo en su cueva de ruidos y lentejuelas, sin parar de moverme.

Parece que estoy en el lugar ideal para el que no quiere jaleos.

Pero espere, páreme, esto es un sin vivir y no tengo el gusto de conocerle.

Aunque  ha sido un placer poder bañarme entre sus piruetas, contorsiones e himnos.

——-

Es hora de marchar de este antro de locura y auténtico ritmo.

Quizá en otra vida coincidamos de nuevo, quizá, en el mismo sitio.

Puede que venga tapado, engalanado, de incognito, no le especifico.

Pero prometo regresar, caminando o escribiendo, siempre desde mi lugar favorito.

 

Foto: http://www.pixabay.com
Autor: Jose Minguell
Anuncios

Acerca de Jose Minguell

Observador, reflexivo,apasionado de todo y aburrido en nada. He visto cosas que vosotros no creiríais....es hora de reflexionar, siempre lo ha sido pero ahora hay herramientas y motivos más que suficientes: Just do it.
Esta entrada fue publicada en RELATOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s