Secretos(1)

Debo reconocerlo. Ansío esos tugurios nocturnos, casi clandestinos por los que gente sin alma, despistados y sibaritas, dejaban medio verse al amparo de un wiskey on the rocks. No voy a negarlo, la nocturnidad y alevosía con la que me encontraba en aquella  barra del bar me aportaba tanta o más calidez que el agua ardiente que corría, de manera pausada, por mi gaznate. Y ella, siempre ella, pausada y alocada, sensible y socarrona, que me hacía sentir más humano si cabe, sonando para mí, acariciando mis sentidos y haciéndome  tan especial como al resto de locos soñadores que me acompañaban. Y no es poca cosa, en los tiempos en los que vivimos. No señor. Y ahora, desde mi rincón de pensar, no dejo de visitar esos antros, puntual, como cada noche, ataviado con mis mejores intenciones y pretensiones y dispuesto a recordar que en los pequeños detalles, inventados o no, está la esencia de la vida. De nuevo y más que nunca, como cada noche, vuelvo a soñar.

 

Autor: Jose Minguell Calvo

 

Acerca de Jose Minguell

Observador, reflexivo,apasionado de todo y aburrido en nada. He visto cosas que vosotros no creiríais....es hora de reflexionar, siempre lo ha sido pero ahora hay herramientas y motivos más que suficientes: Just do it.
Esta entrada fue publicada en RELATOS. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.