INEVITABLE DICOTOMIA

No hay peor enemigo que aquél que se infiltra entre los suyos, mientras va corroyendo, como lo hace el ácido con los elementos, sin piedad y de manera inexorable. Los motivos, miles. Las consecuencias, terribles. La solución, nunca libre de polémica.

Una sociedad que  ha luchado por los derechos individuales, ahora se encuentra con una situación en la que debería comportarse como lo hacen los bancos de peces ante un gran depredador. Pero nada más lejos de la realidad. Muchos prefieren seguir por la senda de lo singular, como hasta ahora. Y es que trabajar en grupo se aprende, se enseña, se ensaya. Pretender  conseguir que ante un problema, nos comportemos de forma única, es como poner vallas al campo al primer intento.

Por otro lado, el enemigo infiltrado, sin saberlo, o eso quiero creer, está seguro de comportarse de manera genuina. Y hace alarde de su derecho firme a la hora de reivindicarse en  perpetrar sus acciones, por muy a contracorriente que parezcan, por antipopulares que sean. Y se me viene a la memoria lo de si no quieres caldo, toma dos tazas.

Estamos ante dos posturas antagónicas en las que todos perdemos. El sistema, por no adecuarse tan rápido como quisiera y el individual, que engalanado con vitolas de libertad, se autodestruye y nos arrastra a cada uno de nosotros  de manera inevitable.

Los “negacionistas “infiltrados, con objetivos vitales como celebrar fiestas, reunirse con quien quieren y llevar la mascarilla donde les plazca, se deben enfrentar a la mirada rabiosa del que cumple, como el pez en el banco y al pesar del atónito macho alfa estatal, que contempla cómo su fórmula mágica del éxito, pierde fuerza y coraje, tornándose completamente  estéril e inútil.

Y yo , voy  contemplando, de manera   anticipada, cómo quedará todo este entuerto en un futuro. Y miro que el daño que este virus ha generado, en parte, proviene de nuestro comportamiento. Y pienso en  si puedo confiar en la responsabilidad de la gente aquí y ahora, cuando en el pasado no eran capaces ni de ponerse una mascarilla por el bien de todos. Y dudo en dar mi confianza a los dirigentes que no eran capaces de mirar más allá de sus intereses partidistas, aromatizados con el perfume de la inoperancia.  Y renuevo los votos a la hora de constatar que el hombre, en demasiadas  ocasiones, es el lobo para el hombre. Mientras tanto, sólo me cabe esperar.

Autor: Jose Minguell Calvo

Imagen: http://www.pixabay.com

Acerca de Jose Minguell

Observador, reflexivo,apasionado de todo y aburrido en nada. He visto cosas que vosotros no creiríais....es hora de reflexionar, siempre lo ha sido pero ahora hay herramientas y motivos más que suficientes: Just do it.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.