Profesionalizar lo político

speech-2759550_1280“Profesionalización”. Esa palabra que debería encerrar en su seno todo un compendio de buenas maneras, artes y conocimientos, encaminados hacia un único propósito: perfección en lo que se hace. Si bien muchas veces no se consigue, al menos, se intenta minimizar cualquier factor externo o improvisado que pueda impedir una correcta ejecución. Un lema que debería ser tatuado a sangre y fuego en las pieles de aquellos que tienen una responsabilidad, sobre todo social, mucho mayor que la de los demás.

Y sí, debo hacer alusión a ciertos políticos que, llevados por las circunstancias, en ocasiones fortuitas, en otras de dudosa procedencia, ocupan puestos de mando sin ser lo suficientemente profesionales. Una perfección que  debe empezar por disponer de  una correcta formación. Luego, “picar piedra” y rodearse de los que saben del oficio. Y aprender cada día, sin descanso. Sólo así se podrán alcanzar esos objetivos de perfección en aquello a lo que se quieren dedicar. Una profesión terriblemente responsable en la que las que las consecuencias de su trabajo, nos afectan irremediablemente a todos.

Esta reflexión se agudiza cuando veo que muchos de los problemas que tenemos hoy en día, podrían, sino subsanarse, al menos minimizarse, si aquellos que se dedican a lo público, fueran tan o más profesionales como lo son los que lo son.

 

Autor: Jose Minguell
Foto: http://www.pixabay.com
Anuncios
Publicado en Reflexiones | Deja un comentario

ANONADADO

 

face-8685_1280-Cómo iba a imaginarme que estas cosas pasaban. No es normal. Nada normal. No importa que se hayan escrito libros, hecho películas y creado interpretaciones sobre ello pero, que ocurra, ya me parece surrealista.

-Y no me quejo, o no debería. Es alucinante, es mágico, es algo que nunca podríamos haber imaginado que se cumpliría. Y por fin ha llegado el día. No me preguntes el motivo, la causa, o si existe una explicación pseudocientífica al respecto, pero así es.

-Pero maldita mi gracia. Para una vez que ocurre ¿me tiene que pasar a mí, aquí y ahora? Que me pase, es una suerte. No voy a negarlo. Pero ¿ahora, en este momento y de esta forma? ¿Perdona?

-Indignado, eso es poco. Lo estoy y mucho. Pero una indignación bipolar. Es como al que le toca la lotería y pierde el boleto. O peor aún, pierde el dinero y no se acuerda dónde lo ha dejado.

-¿De locos? Pues sí. Y no, no me arrepiento en absoluto por quejarme, más cuando otros desearían estar en mi lugar. No te puedes hacer una idea de lo que es esto.

-Justo acabo de empezar y ya estoy desesperado. Tanto que aporreo sin cesar el teclado, queriendo hacerte partícipe de la angustia por la que estoy pasando. Y perdóname si soy egoísta y quiero compartir mi pena, pero es que quiero que te pongas en mí piel para poder así aligerar esta carga que, a saber, cuanto tiempo me perseguirá.

-¿Qué exagero? ¿Crees que es eso lo que estoy haciendo? Como se nota que no estás deambulando por esta travesía sin sentido. ¿Sabes por qué me  quejo? Precisamente para que, si por esas cosas del destino, a alguien le ocurre lo que me está  sucediendo a mí, no se extrañe. Que estas cosas pasan. Y que son posibles.

-¿A caso no te parece injusto, que para una vez que se da un caso en el que se cumple el deseo que siempre has querido, ansiado, buscado, sea material o espiritual, a mí me da por pensar cuál iba a ser el próximo relato a escribir?

-Avisados quedáis.

books-20167_1280

Autor. Jose Minguell Calvo
Imagen: http://www.pixabay.com
Publicado en RELATOS | Deja un comentario

Entre honores e ignominias

one-against-all-1744093_1920

La ignominia. Ese bonito, curioso y extraño término que hace referencia al escarnio público de alguien sobre alguien. Un intento de ridiculiza al otro de manera pública, motivado o no por un objetivo. Pues miren ustedes, creo que vivimos en una sociedad ignominiosa. Nuestros políticos, la practican con tanta asiduidad que ya ni nos sorprende. Pero es que  nosotros, también somos “doctorantes” en ignominia.

Comentarios en redes sociales, arengas entre amigos a pie de barra de bar, en los semáforos, en el rellano de la escalera. Ah y claro, para contrarrestarla tenemos el honor a  flor de piel. Un escudo demasiado fino,  que a veces  sirve para contrarrestar al descarado ignominioso que pretende ridiculizarnos. Y entre “ignominios” y honores pasamos la vida. Una forma entretenida y demasiado peligrosa que nos tiene en vilo a todos en estos tiempos tan convulsos.

Publicado en Reflexiones | Deja un comentario

No sé tú, pero depende de ti.

my-wayCarta publicada en edición papel y digital el 11 y 12 de Diciembre en El Periódico de Cataluña

No sé si tú eres asiduo de las rondas barcelonesas. Esa carretera que rodea la ciudad, en donde la velocidad suele estar limitada a ochenta kilómetros/hora. Algunos tramos, incluso a sesenta. No sé tú, pero cada vez me quedo más atrás, mirando pasar a vehículos rojos, azules, grandes y pequeños, bonitos y feos. Y no es que no quiera llegar antes a mi destino, o no tenga prisa, es que intento cumplir con la norma, en beneficio de todos, aunque en ocasiones me fastidie. No sé tú, pero me gustaría que esta vez, sin que sirva de precedente, estuviéramos de igual a igual, de tú a tú. Pero para ello, tendrás que respetar el límite de velocidad y asumir que tal vez seamos los últimos de todos. Pero, por algo se empieza, ¿no crees?

Publicado en PUBLICACIONES | Deja un comentario

Charleston

gramophone-1790007_1280

 

Rojo encarnadísimo envolviendo algo más que el alma.

Y quizá no sea tan rojo, pero puede que me cubra hasta el infinito.

Acordes entre bombines y bastones chasqueando hasta el alba.

No sé, no me atrevo, pero no puedo parar de seguir su norma, su rito.

———

Me escondo en su cueva de ruidos y lentejuelas, sin parar de moverme.

Parece que estoy en el lugar ideal para el que no quiere jaleos.

Pero espere, páreme, esto es un sin vivir y no tengo el gusto de conocerle.

Aunque  ha sido un placer poder bañarme entre sus piruetas, contorsiones e himnos.

——-

Es hora de marchar de este antro de locura y auténtico ritmo.

Quizá en otra vida coincidamos de nuevo, quizá, en el mismo sitio.

Puede que venga tapado, engalanado, de incognito, no le especifico.

Pero prometo regresar, caminando o escribiendo, siempre desde mi lugar favorito.

 

Foto: http://www.pixabay.com
Autor: Jose Minguell
Publicado en RELATOS | Deja un comentario

Vivienda: La saga del eterno retorno. (Publicado en El Periódico de Cataluña)

my-wayArtículo publicado en El Periódico de Cataluña 12 Diciembre 2017

Y van unos cuantos. Si, ya son varios renglones dedicados a lo mismo y estos me confirman que nada de tropezar dos veces sobre la misma piedra ni gaitas. El eterno retorno se ha instalado entre nosotros: el precio de la vivienda sigue subiendo. Y sin ser yo muy de toga a ciertas horas de la mañana, me pregunto: ¿Hay mejora real de la economía? ¿Es normal que tengamos que empeñarnos para acceder a una vivienda cada vez más cara? ¿Han subido los sueldos a la par que las cuatro paredes? ¿La estabilidad laboral es tan segura como para hacer frente a una hipoteca con un mínimo de garantías?

Creo que más que un estudio económico filosófico, tendrían que incluirnos en alguno de los programas de Iker Jiménez: España es el único lugar del cosmos en donde, pase lo que pase, la vivienda, con el tiempo, es un valor seguro. Para el que la tenga, claro está.

Publicado en PUBLICACIONES | Deja un comentario

Escapes

road-815297_1280

El ruido de la ventanilla cerrándose, invitaba a pensar que el aire ya empezaba a ser más frío. Se notaba el cambio del paisaje gris asfáltico al multicolor campestre. De fondo una canción  que sonaba una y otra vez. Sin duda era especial. Las vistas, tan espectaculares como lejanas, acompañaban a la banda sonora de su vida. Era idílico. Quizá demasiado y posiblemente pretendido.

La carretera se adentraba en el bosque, que en esta época del año, regalaba matices de colores por doquier. Incluso el  coche hacia demasiado ruido para tanta paz. Era momento de parar el vehículo. La canción seguía sonando.

Pues ya está. Otra vez aquí. Siempre que me alejo buscando paz y todas esas cosas bucólicas que tanto me gustan, es por lo mismo.

-Ya, últimamente hablamos demasiado.

-Más que hablar, diría que me flagelo, de forma continua, por todo, sin tregua y eso acaba cansando.

-Si pero ¿qué quieres hacer?

-No lo sé, de verdad.

El silencio lo envolvía todo. Tan sólo algún que otro pequeño manotazo en el volante, impedía que la canción sonara como lo había hecho las últimas quince veces.

-¿A caso no sabía de antemano que esto podía ocurrir?

-Claro que lo sabíamos pero hay cosas que son inevitables. No puedes, por mucho que quieras, hacer lo que se te pase por la cabeza. Los sueños, sueños son.

-Pero dime, ¿No vale la pena intentarlo? ¿Qué es la vida sino eso?

-No sé si vale la pena, pero aquí estamos, discutiendo como siempre, intentando dar con la respuesta ante algo que en la teoría coincidimos pero en la práctica no hay forma posible.

La canción terminó. El silencio era absoluto. Mientras tanto él, inclinándose hacia la guantera, la abrió y cogió una agenda y un bolígrafo. Se reincorporó al asiento y pudo contemplar como el último rayo de sol, le iluminaba el rostro.

Demasiado bonito-dijo en voz alta.

Y de nuevo, la música empezó a sonar mientras perfilaba  renglones y letras encadenadas, de esas que intentan apaciguar el espíritu, de las que buscan consuelo en su lectura.

Esto es lo que le pasa a quien quiere huir del mundanal ruido, escapando de todo y de todos, hablando consigo mismo, pensando en voz alta y preguntándose cómo ha podido llegar a encontrarse ante esa situación, otra vez. Mientras tanto, “escribimos renglones encadenados”, hasta la próxima ocasión.

 

Autor: Jose Minguell
Foto: http://www.pixabay.com
Publicado en RELATOS | 2 comentarios