Desde mi cueva

cave-2604672_1920

Desde mi cueva, respiro por si acaso, saboreando sin gusto, bebiendo sin boca. Desde su interior, voy saludando, sin que nadie  entienda porqué ni hacia  donde.

Y  pinto sin más tiza que unos dedos queriendo tocar un sol que se esconde, a pesar de estar ahí. Que se aleja, aunque me abrase la piel.

Desde aquí, desde donde me siento, acumulo deshechos de unos y de otros y olvido sin son míos o de alguien que se está haciendo pasar por mí.

Y alzo la mirada para saber dónde estoy,  pero el eco de mi sombra es tan alargada que lo que veo no me resuelve nada. Y vuelvo a mirar una y otra vez.

Desde mi cueva me protejo de la lluvia cuando no llueve y me resguardo del frío cuando hace calor.Va conmigo a todos los lados, a pesar de todo, a pesar de nada.

Y mientras duermo, sueño que en mi cueva, la luz entra por los resquicios de sus paredes, inundando cada uno  de los escondites que habitan allí,rellenando espacios desocupados.

Y sueño que sueño y vuelvo hacerlo porqué veo que mi cueva,  está  cada vez más repleta de las luces que interrumpen mi viaje, mientras duermo, acostado, de pie, andando.

Pero acércate, ven y entra .Que no te engañe su forma ni su contenido. Que no se confundan tus sentidos con su nombre. No pases de largo y siéntate junto a mí. Y alza la mirada para saber dónde estamos. Y sueña que soñamos, mientras la lluvia nos cala hasta los huesos .Y sal junto a mí desde el fondo de sus entrañas. Vayámonos de nuestra cueva.

 

Autor: Jose Minguell
Foto: http://www.pixabay.com
Anuncios
Publicado en Reflexiones | 2 comentarios

Enredados

Enmarañado y acariciado por retorcidos trazos de realidad, que impiden que transcurra mi errática cotidianidad como siempre.

 Enredado entre recuerdos, suspiros y ansias, que bloquean esa mirada clara que ayer tenía y que hoy busco aquí o allí.

 Cercado, por el espejo ante el que me desnudo cada vez que mi consciencia aflora y me dice, que no hay ropaje que tape las vergüenzas que llevo conmigo, aun sin saberlo.

Liado, por esos momentos de felicidad que intentan evitar el denso peso de los momentos menos buenos, que arrastran en todas direcciones.

Pero aliviado, por no ser ni el primero en darse cuenta, ni el último en probar las no tan edulcoradas mieles del enredo universal en el que estamos todos presos.

___________

Enmarañado, como casi siempre. Pero esta vez más consciente de esa condición. Así estamos muchos de nosotros. Enredados de pies y manos, cada vez más. Bien sea por nuestras acciones, por la ausencia de las mismas o tal vez por las de los demás. Qué más da. Pero hay días en donde ese acto de reflexión, sin  ser de sesuda densidad, nos pone ante el espejo de la realidad, casi desnudos, desprovistos de los ropajes que intentan tapar nuestras vergüenzas.

A medida que se cumplen años, se acumulan consecuencias de ellos en nosotros. Somos portadores de lo bueno y de lo malo. Pero incumpliendo toda ley científica, parece que lo malo, en ocasiones, pesa mucho más que lo bueno. O tal vez esto último es la compensación de las malas experincias y lo damos por supuesto y por descontado.

No es de consuelo, que esto mismo les suceda  a otros, pero al menos no aumenta  la sensación de singularidad y “rarismo” en aquellos que puedan padecer  esta sintomatología. Es igual que seas alto o bajo, rico o pobre, de allí o de aquí. Todos, en un momento u otro, estaremos enredados.

Aunque, no me hagan mucho caso. Será la luna o tal vez se trate del Lunes, traidor donde los haya, que nos sitúa en la cruda realidad.

Publicado en Reflexiones, RELATOS | Deja un comentario

Desvirtuando los conceptos universales

group-2822423_1280

Que el hombre se está desvirtuando a marchas forzadas, más que un hecho, es casi un imperativo categórico. Aun así, algunos justificarán esa degradación de lo virtuoso a capa y espada mientras otros, se echaran las manos a la cabeza por no ver cumplir con el decálogo de buen ciudadano.

Pero últimamente, en esta controvertida actualidad en la que estamos tan irremediablemente instalados, lo más preocupante es que, la degradación ha ido más allá de las personas y ha penetrado incluso en el lenguaje: los conceptos están desvirtuándose.

La solemnidad propia de términos tan arraigados como justicia, democracia, ley o responsabilidad, están siendo desprovistos de su esencia universalmente admitida .Lo que antes era aceptado por todos, ahora adquiere el sentido proporcional al interés que tenga el sujeto.

Los demócratas parecen dividirse en varios tipos. Los fascistas parecen que afloran a diestro y siniestro sin importar sexo, ideología o condición e incluso  lo que antes estaba claro ahora se cuestiona por doquier. Incluso los equidistantes pueden ser de aquí, de allí, de todos  lados o de ninguno en concreto.

Ya tenemos bastante con desvirtuarnos a nosotros mismos como para empezar a hacerlo con aquellos conceptos que hasta ahora llevaban consigo un respeto altamente aceptado por todos. Y de eso, necesitamos y mucho.

Publicado en Reflexiones | Deja un comentario

¿Política? Un poco de Filosofía, por favor

fresco-478105_640

Hace ya unas cuantas semanas, unas miles diría yo, a unos pocos,  les dio por iniciar un camino hacia el desarrollo del pensamiento humano. Entre otras cosas, debatían sobre cuál era la mejor manera de organizarse socialmente. La política era, sin duda, la manera de intentar lidiar con la complejidad a la hora de solucionar el día a día de los ciudadanos. Unos pensaban que la mejor forma de gobierno era de una manera, otros de otra. Pero existía algo que hoy en día, muchos dedicados a la gestión política, no tienen en cuenta. Y es que formar parte del gobierno era el mayor de los regalos que un hombre podía recibir. La filosofía estaba más presente que nunca. De hecho es la madre de la política actual. Y en esa filosofía, la ética no era una palabra más. Las virtud era condición esencial para dedicarse al oficio más noble que un ciudadano era capaz de tener.

Hoy, sigue habiendo política. No existe otra forma de intentar llevar a buen puerto una sociedad repleta de individualidades, derechos y obligaciones. Pero parece que la ética, la virtud, son más vocablos de manifiesto electoral y petulante pomposidad lingüística que actitudes y aptitudes que todo buen político debería tener. Está claro que es injusto meter a todos en el mismo saco, pero son muchos los que tendrían que repensarse  qué implica ser el hombre o mujer que dirime y guía las voluntades de los ciudadanos.

Se ha desvirtuado, en mayor o menor grado, ese noble oficio. Muchos han confundido eso de ser políticos con aquello que promovían unos sofistas que pretendían más embaucar que resolver.

El ser humano es complicado. Eso es indudable. Es imperfecto. Cae una y otra vez y tiene que volver a rehacer parte del  camino que ya había realizado. Pero eso no es malo. Lo realmente preocupante es  no darse cuenta de ello y actuar como si no fuera así. Hay una galopante falta de autocrítica que juntamente con el orgullo cegador, unas veces lidiado por la ignorancia del que creía pero no sabía, otras por la ausencia de bondad, desprestigian de forma inexorable todo lo referido al mundo de la política.

Tan importante es tener formación  en leyes, como en las distintas disciplinas de nuestro ámbito socio económico  para ser hombre o mujer dedicado a los menesteres de la polis. Pero no deberían obviar a la disciplina que desde el inicio ha abogado por  considerar la política como tendría que ser: como  la máxima aspiración y distinción que un ciudadano podía tener. Les invito a que viajen en el tiempo e intenten ponerse en la piel de aquellos que hacían uso de togas y chanclas para entender que, con independencia de lo sesudo o no de sus disquisiciones acerca de la polis, lo que más importa en todo ello es la condición de servidumbre que se debe tener para con sus conciudadanos .Y si se entiende así, las ganas, la voluntad y el buen hacer deberían imperar sí o sí. Eso no significa que por nuestra naturaleza, erremos y caigamos, pero facilita un camino que ya de por sí, es complicado.

Publicado en Reflexiones | 1 Comentario

Ando pensando…

think-779569_640

Ando pensando, cavilando  y reflexionando  sobre aquello que parece de difícil solución, con emoción y me atrevería a decir que sin dilación. Y continúo haciéndolo con más pena que rabia con más angustia que alegría, rezando cada día para que lo inevitable se torne improbable, para que lo que puede ser, deje de hacerlo.

Pero todo se vuelve en mi contra, imposibilitando la dicha de aquél que sólo quiere el reposo aliado, tal vez enmascarado, de la ausencia de esa realidad que de tan cruda se confunde con la duda que nos sobrevuela sin excepción.

Pero aunque pienses que esto no te afecta  y que no va contigo, a ti te digo, que la vida que hoy nos ha tocado vivir, de sueño tiene más bien poco y que se acerca más a las historias de aquellos lugareños que contaban, recitaban, susurraban sucesos que ponían los pelos como escarpias y el alma en un puño por el final tan abrumador como poco alentador. El mismo final que me hace pensar, cavilar y reflexionar a día de hoy.

 

Autor: Jose Minguell
Foto:www.pixabay.com
Publicado en Reflexiones, RELATOS | Deja un comentario

Relatos desde Ganímedes

Ya está. Se terminó. Es evidente que todo ha acabado y este es el fin. Y no hay vuelta atrás, esta vez no. No veo a nadie desde donde estoy sentado. Sólo una extensión infinita que se pierde a lo lejos. Pero era evidente que, tarde o temprano, esto iba a suceder.

De nada sirve lamentarse ahora  ni recordar  todos los avisos que los más cercanos a nosotros, iban haciendo sin que les prestáramos la más mínima atención.

No sé si quedará alguien como yo en este momento, pasando por lo mismo, pensando sobre ello. Espero que sí y confío en que sirva para otros, para  que los que vengan  no cometan los mismos errores que nosotros. Unos fallos que nos han llevado a esto.

Por favor, si hay alguien ahí, recuerden, no se dejen la cartera en casa cuando salgan de noche y quieran volver a casa en transporte público o privado, sobre todo si el pueblo está próximo a Ganímedes.

jupiter-529812__480

Publicado en RELATOS | 1 Comentario

…deseos….

stone-tower-2358983_1920

Deseos y más deseos y todos ellos a la vez, se amontonan con la lógica del desorden, uno tras otro, sin más estética que la de la existencia, sin más sentido que el que queramos darle.

Deseos, de los que recorren vertiginosamente el camino, de arriba abajo y de abajo a ningún lado. Siempre inquietos y cargados de frustraciones , empapados en una no siempre real esperanza, esa que se pinta con trazos verdes a pesar de todo.

Deseos tan enfermizos como sanadores,  tan atolondrados, idílicos y poéticos, como esquizofrénicos y tan  maternales como la semilla de lo que un día crecerá antes de empiece a hacerlo.

Los compraría con todo mi alma si tuviera suficiente. Los vendería por verlos cumplidos una y otra vez, entre todos aquellos instantes vacíos que inundan nuestro recorrido hacia ellos.

Pero cuéntame, siéntate aquí, cerca y explícame cuales son los tuyos. Dime si son los mismos que los míos, de qué color son. Dime si son altos y fuertes o por el contrario son pequeños y maltrechos, pero no dejes de contármelos, aunque sea en silencio. Un silencio que es la antesala del aliento, ese que desaparecerá después de que ellos lo hagan.

 

Autor: Jose Minguell
Foto: http://www.pixabay.com
Publicado en RELATOS | Deja un comentario