Un espíritu contagioso

question-1044294_1280
De entre los telones simulados del teatro televisivo asoma una cabeza pensante de peculiar esencia. De esas que son resistentes como el acero. De las que afrontan la realidad de manera impertérrita, sin titubeos. De voluntad férrea, capaz de amarrarse a un clavo ardiendo a pesar de todo, sin importar que el mismo clavo le esté susurrando que hasta aquí hemos llegado.

Actitud socarrona, bañada por la soberbia del momento, fruncida con un ceño sarcástico que no se amilana ante nada ni ante nadie. De esos que poseen la verdad, te pongas como te pongas.De los que no importa que dos más dos sean cuatro, siempre y cuando piense lo contrario.

No hay paciencia que dure mil años ni que se mantenga fresca tras varios asaltos con él. Capaz de negarlo todo, incluso la duda más metódica, esa que es inquebrantable. Y poco importa si tiene razón o no pues lo importante es enfrentarse al viento, a la marea y al resto de elementos.

El problema no es él, no señor. El problema es su actitud, contagiosa, vírica. Tanto que hoy en día, muchos y muchas han caído presas de ese espíritu, sin saberlo, sin  querer  evitarlo. Una sociedad que cada vez, niega más la evidencia, a pesar de ser de carne y huesos, como nosotros.

Un espíritu que invita a impregnarse  aceites resbaladizos en los que todo se desliza, suavemente, sin remedio. Una forma de ser que define a la perfección muchos comportamientos de esta nuestra sociedad, cargada de ironía, fanfarronería  y falta de decoro a la hora de reconocer sus errores.

Tan sólo espero que esa actitud, sea exclusivamente patrimonio de una persona. Esa que aparece entre pulgadas tecnológicas en las noches del sábado y lleva las riendas de los ríos de tinta que surcan “La razón”.

Anuncios

Acerca de Jose Minguell

Observador, reflexivo,apasionado de todo y aburrido en nada. He visto cosas que vosotros no creiríais....es hora de reflexionar, siempre lo ha sido pero ahora hay herramientas y motivos más que suficientes: Just do it.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Un espíritu contagioso

  1. HOLA JOSE : PASA A BUSCAR TU MERECIDO PREMIO POR MI BLOG. EL POST TIENE FECHA 27/05/2016.
    ¡FELICITACIONES!
    MARCIAL 

  2. Loreto dijo:

    Los medios de todo tipo y sus añagazas, son capaces de convertir al santo en Apollion y viceversa, es el precio del avance, de la tecnología y su capacidad de inocular los virus adecuados, contra los que no cabe antídoto que lo compense prostituyendo, la mayor parte de las veces hasta el intelecto y obligando a la decadencia del sentimiento.
    Sin embargo inteligente, conocedor de materias y ratita sabia, implacable en las ideas, pero como bien diría Reguera con !flojera de conciencia! y una sustancial dosis de fanatismo, para preservar ese bien llamado !posición!.
    Es evidente que a pesar de no aparecer el sustantivo, se distingue con claridad el poseedor de todos los elogios mencionados que a través de su empecinada postura es capaz de estrangular las aptitudes mas nobles.
    Buenas noches.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s